Nos informa

Juntos vamos más lejos

Buscá desde acá

De visita

Soy parte del MPB

viernes, 19 de agosto de 2011

¿Vos caceroleaste por el campo? Mirá que lindo lo que piensa de vos Biolcatti...

Hace tres años y medio yo trabajaba en una Agencia de Turismo, desde hacía 9 años, y todas las tardes regresaba a las 20, caminando hacia mi casa. Para esto debía atravesar la Plaza principal de la ciudad y cruzarme inevitablemente con los acalorados caceroleros de ollas Essen, los representantes de los piquetes de la abundancia. En ese tiempo yo escribí en este blog, que por entonces era otro, este post que fue el segundo de una larga serie de posts que se prolongaron, con el cambio de temática obvia, hasta el día de hoy.

En el nuevo blog no se ven los comentarios, pero si visitan el viejo blog en la misma publicación podrán ver lo que en ese momento fue el comienzo de los agravios contra mi persona, por el simple hecho de pensar diferente en una ciudad donde hasta el más alejado a ese reclamo se sumó a "la lucha" porque "¿cómo no hacerlo, si el campo somos todos, si del campo vivimos todos?".

Esas eran las proclamas del momento, junto a los más espantosos insultos contra una Presidenta que había asumido, tras un triunfo absolutamente legítimo y democrático, hacía apenas 3 meses.

Nunca me convencieron, a pesar de que me atacaron de una y mil formas, dejaron de saludarme, me criticaron de frente y por detrás, dejaron de invitarme a reuniones familiares, se dieron el gusto de ir incluso  a mi propia página a destilar su odio visceral respecto de mi ideología política. Y todo esto condimentado con que la politizada era sin dudas la violenta, nunca ellos, que solamente defendían los intereses "del pueblo".

Ese "pueblo" al que los caceroleros conchetos o con ínfulas de, se referían eran los que representaba la mesa de enlace. Sí, la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA), las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y CONINAGRO. Esa gente, esa mezcolanza "siglo veinte cambalache", eran quienes decían representar al "pueblo", ese pueblo que llevaba a sus empleados a golpear cacerolas carísimas con el único fin de desestabilizar a un gobierno que había decidido que, lo que correspondía para dar una mayor igualdad a todos los argentinos, era que los que más tenían aportaran apenas un poco de lo mucho que habían ganado en los últimos años, para favorecer mínimamente a los postergados de siempre.

Y allí estaba, todas las tardes a las 20 en la plaza de mi ciudad-pueblo, la clase media tilinga haciendo ruido por la tierra y el bolsillo de otros, esos que cuando les preguntabas qué defendían no sabían explicarte la 125 y mucho menos las retenciones. Yo pasé con cara de asombro un día, de asco los siguientes días y finalmente discutí con varios de ellos. Incluso renuncié a mi trabajo en ese tiempo, porque muchos de los que desabastecieron a mi ciudad,  y al país, esos que cortaban las rutas; iban a pagarme carísimos viajes a Europa, cruceros por el Caribe o las dos cosas, mientras sus empleados cuidaban los camiones que atravesaban la ruta.

Esa gente, golpeando ollas, puso la cara y el cuerpo por tipos como Biolcatti, Buzzi, Llambías, Garetto y hasta el comisario de Hijitus, De Angelis; como si fueran héroes de la Patria, comparándolos con los que protagonizaron El Grito de Alcorta.

Ahora, hoy mismo, tres años y medio después; y tras una elección que demuestra que las cosas no son como estos "paladines de la patria gringa" vociferaban ante cuanto micrófono les pusieran adelante, con la Presidenta de la Nación votada por el 50.07 del padrón electoral en una primaria histórica. Y con este resultado que hasta el monopolio y la oposición debió admitir que fue producto del voto de todos los sectores y capas sociales; incluso del "campo"; se terminaron de caer las caretas. La de Biolcatti primera de todas. 

El dirigente de la SRA se despachó con todo ese odio reprimido por años contra aquellos que golpearon las ollitas para defender su abultada billetera, sus tres aviones y sus miles de hectáreas. Con estos párrafos:


No le importó reconocer (a Biolcatti) que “cuando nos convenía, nosotros (población rural) nos vendimos como el 15 por ciento del padrón, pero en realidad no llegamos al 8”. Tampoco, admitir que “sí, a nosotros nos va bien”, aunque hasta hace poco afirmaba que, con esta política, Argentina iba camino a quedarse sin trigo y sin carne. Hace menos de un mes, el sábado 23 de julio, Hugo Biolcati cerraba su discurso de inauguración de la Exposición Rural señalando: “Estoy seguro de que esta larga noche está llegando a su fin (...). Pronto, todos juntos en las urnas, podremos devolver a la Patria los valores que fuimos olvidando”. Ayer, el propio titular de la Sociedad Rural, tras las primarias abiertas del domingo pasado, admitía su desilusión con la oposición, “atomizada y sin propuestas”, y con la gente que concurrió a votar, que “mira a Tinelli y si puede pagar el plasma, no le importa más nada (...). Esa gente votó a Cristina”.

Pero Biolcati dijo más. Hace menos de un mes, también en el marco de la Exposición Rural, se ufanaba ante otros dirigentes empresarios líderes: “Soy opositor, el campo se puede dar el lujo de ser opositor”. Ayer sostuvo que “la oposición le presentó a la sociedad su cara más desagradable”, alianzas surgidas como “fruto de una ingeniería electoral con objetivos egoístas y personalistas”. Y hace más tiempo aún, en la misma tribuna de la Rural pero en la inauguración de la Exposición 2010, también en un sábado de julio, Biolcati aseguraba que “la sociedad ya no admite más este estilo crispado, arrogante y confrontativo” del gobierno de Cristina Kirchner, y lo reiteró desde entonces incontables veces. Ayer, el mismo dirigente rural admitía que “mucha gente de los pueblos y las ciudades que acompañaron al campo en 2008, sin tener idea de lo que era la Resolución 125, ahora nos dicen ‘bueno, muchachos, no sigan hinchando, si no les va mal’. Y sí, a nosotros nos va bien, y tenemos una oposición que no presenta ninguna propuesta, y ante la posibilidad de que la crisis económica internacional impacte acá, el ciudadano votó la continuidad del Gobierno”.

 No “el voto del campo”, ya que según su explicación “el productor agropecuario no votó a Cristina, pero tampoco pudo encontrar una oferta atractiva en la oposición y atomizó su voto, como lo hizo la mitad que no votó al Gobierno”. “La que no acompañó (una propuesta opositora) fue la gente que apoyó la protesta del campo en 2008, esa gente votó a Cristina, no la del campo”, diferenció.

A partir de allí despotricó sin miramientos a ese segmento de la población, que fue la que sostuvo los cortes de rutas y concentraciones en el interior, golpeó cacerolas en Plaza de Mayo y barrios del norte de la Capital Federal y colmó los actos que encabezaban orgullosos los cuatro jinetes de la Mesa de Enlace en la lucha contra las retenciones a las exportaciones. Y remató subrayando “a la gente en el interior no le va mal. Mira el programa de Tinelli y si puede pagar el plasma, no le importa más nada”.

“Ricardo Alfonsín se juntó con De Narváez haciendo creer que había una conjunción de radicales y peronistas, pero ningún peronista cree que De Narváez sea peronista.” “La pelea de Binner, Carrió y el centroizquierda, y la de Duhalde con Rodríguez Saá, que resultó el moño de todo esto, fueron fruto de la ingeniería electoral con objetivos egoístas y personalistas.” La mayoría de los ayer nombrados, no hace mucho, apenas tres semanas atrás, aplaudía entusiasmada y llenaba de elogios la palabra de Biolcati en la Rural. Ayer se deben haber sentido como peones de estancia del irritado patrón.


A pesar de los malos momentos que pasé en aquellos años no me ufano de que semejante cavernícola les diera esta tremenda patada en el culo a quienes lo apoyaron, aún a costa de romper relaciones familiares y amistades. Antes prefiero pensar, esperanzada, que se darán cuenta y no volverán a repetir semejantes errores. 

¿Demasiado utópica? ¿Te parece?...

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena la nota, te felicito po tu dignidad. Hay que tener OVARIOS para esto. Gracias a muchos como vos este modelo no tiene fin.

Marcela Fumale dijo...

Gracias Anónimo!
Aunque lamento mucho que no hayas dejado tu nombre, tal como digo cada vez que se me critica desde el anonimato, lo mismo siento aunque sea para elogiarme.
Un saludo!

Daniel Aranda dijo...

Cuantos amigos te quedaban que no pensaran como vos?
A mi y a mi familia (mujer y dos hijos de "La Cámpora") ni los parientes nos invitan a las reuniones porque les amargamos la fiesta, y resulta que nosotros somos los sectarios y excluyentes. Por suerte somos muchos y amigos no me faltan, pero ojo, no porque respeten mi pensamiento (solo uno), sino porque piensan como yo y como vos y como la gran mayoría que aunque sea por el plasma, de a poquito les fue entrando.
Un fuerte abrazo.

JJJuri dijo...

excelente como nos representás a muchos que luchamos contra la 125 y por eso mismo perdimos muchas cosas, pacientes, clientes, amigos y hasta parientes. Un abrazo JJJuri

Marcela Fumale dijo...

Dani no me quedaron amigos, esto es el reino agrogarca. ¡Pero los hice nuevos y valen oro! :)
Un abrazo grande cumpa.

Marcela Fumale dijo...

Doc, mil gracias. Un honor para mí que diga que lo represento. Un abrazo y siempre lo esperamos en las asambleas. =)

Adal El Hippie Viejo dijo...

sé de su aguante épico, cada vez que escuchaba que nombraban su pueblo decía para mi adentro: allí está Marcela resistiendo

le dejo un abrazo fuerte!

Adal

Adal El Hippie Viejo dijo...

ahh, recuerdo la noche, creo que era, del prende y apaga de TN y vos tratando de mostrar una bandera

Marcela Fumale dijo...

Adal querido!!! Gracias, se que siempre me tenés en tu pensamiento como yo a vos cumpa! Y también del mucho tiempo que llevás leyéndome.
Ya con lo de TN eramos todo un grupo los que resistíamos, superado el punto más álgido de la 125 todo fue un poco más llevadero en el reino agrogarca. Aunque más de una vez dieron ganas de salir huyendo. ;)
Un abrazo grande. =)

yan dijo...

brillante Fumale...la historia se escribe para no cometer los errores del pasado...todos estamos aprendiendo , reconociendo y agradeciendo...Kristina es como el tango, tarde o temprano te enamora..yanina lia...

Marcela Fumale dijo...

Gracias Yani,
tu comentario me hizo pensar en la forma increíble y emotiva en que los blogueros escribimos la historia por aquellos días... eso tuvo un costo, pero ¡la puta que valió la pena!
Un abrazo grande!

Emi dijo...

mi mujer es de Chapuy ahí al ladito de Venado y se lo que es el desprecio de los conocidos y de los amigos , te felicito y en vos a todos los militantes a los cumpas a los solidarios , sabes lo que era cuando les deciamos a los conocidos ...."no son derechos ni humanos"... "no es cierto que estemos ganando la guerra "...
Nos decian apatridas nos querian matar .. la rebelión del campo privilegiado con todo ese odio , gente que moría en ambulancias , desabastecimiento, amenazas, golpes, dieron vuelta autos ... fue volver a sentir lo mismo ...
suerte que termino .
ahora militemos para hacer un país para todos
un abrazo cumpa.
Te quiero hasta el cielo.

ADRIANA GUTIERREZ dijo...

brillante!! a muchos nos paso lo mismo que a vos! sos de los nuestros ,sos argentina!! besos! aguante la camora VEDIA!

Marcela Fumale dijo...

Emi, gracias por el afecto solidario!
Todo lo que relatás era el pan nuestro de cada día... pero como bien decís es cosa del pasado, aunque los tipos como Biolcatti se resistan y se revuelquen en el odio. Vamos todos juntos hacia ese país que soñamos.
Abrazos cumpa!!!

Marcela Fumale dijo...

Adriana un abrazo para vos y para todos los compañeros de Vedia!

Daiana Gimenez dijo...

muy buena tu nota estoy de acuerdo con vos y muchos mas aguante cristina y la campora vedia

Marcela Fumale dijo...

Gracias Dai
Un abrazo y ¡Fuerza esa juventud de La Cámpora! ;)

Marina Evangelista Angela Del Guercio dijo...

La 125 marcó un antes y un después en la sociedad y en la política argentina. Dejó a la luz lo peor, pero también lo mejor de nosotros. Vos representás lo mejor de nosotros! Agradezco infinitamente pertenecer a ese grupo "reconstituido" de amigos. Un gran abrazo compañera !
Marina

Anónimo dijo...

Ah ! Ángela no tiene nada que ver con el comentarioooo. Es miiiioooo solita!Marina

abel eduardo dijo...

¡Bravo compañera!Recuerdo nuestros rostros demudados de tanto estiércol diario soportado en todos los ámbitos posibles en aquellos lejanos/cercanos días de la "epopeya" agraria cuando nos conocimos y reconocimos en los primeros encuentros de Carta Abierta.
La suma de las amistades que surgieron entonces más el resultado del domingo valen con creces todo lo vivido.

María Laura Tortoriello dijo...

Marcela: Leí los 37 comentarios de tu blog viejo, y fue como volver al pasado. En Buenos Aires no entendían cómo era en Junín (o en Venado Tuerto), que los que estaban cortando la ruta eran tus compañeros de la escuela, tus amigos del club ... tus familiares comerciantes que creían algunas de las cosas que decían en tu blog, que todos se iban a hundir junto con el campo. Algunas maestras marchaban con los guardapolvos entre los tractores.
¡cómo han cambiado las cosas por suerte! Cristina ganó con el 43% en Junín y hace tiempo que nadie me habla de la 125. La verdad, creo que no les da la cara.

Marcela Fumale dijo...

Marinita, vos y las deskokadas (junto a sus muchachos) es lo mejor que me pasó en muchísimos años. ¡Valió la pena, amiga!
Un abrazo.

Marcela Fumale dijo...

Abel, queridísimo amigo y compañero, las primeras reuniones parecíamos un grupo de autoayuda, me acuerdo perfectamente... no había uno que dijera: "me/nos quedé o quedamos solo/s". Era tremendo.
Pero claro que valió la pena, por los amigos, por las pequeñas victorias, por el domingo y por oKtubre!!! ;)
Un abrazo enorme.

Marcela Fumale dijo...

Ma. Laura:
¡¡¡Tal cuál!!! Y si algún día tenés ganas y te lees los comentarios que siguieron a ese post... te lo aseguro, no los vas a poder creer. O mejor dicho, sí, los vas creer, pero como una especie de máquina del tiempo :p
Un abrazo compañera! =)

Héctor Marcucci dijo...

Marcela, fue en uds., los blogueros, donde mi compañera y yo encontramos el aire para poder resistir la soledad a la que inexplicablemente nos habían sometido la ignorancia ( o hijaputez?) de gente tan cercana y que creíamos racional en esos días. Rafaela es uno más de esos pueblos donde la gente marchó para defender al mismo poder que los sometía. Y si bien algo fue cambiando en esas cabezas, no sueñes con una autocrítica seria. Hoy están, mañana no sé. La esperanza me la dio mi hijo cuando me dijo: - Viejo, que onda la militancia?- Por ahí vamos bien, por los pibes. Un abrazo y gracias.