Nos informa

Juntos vamos más lejos

Buscá desde acá

De visita

Soy parte del MPB

jueves, 7 de mayo de 2015

Perón, Conducción Política y Santa Fe

Llevo días pensando que debo escribir algo sobre lo que pienso del futuro de Santa Fe después de las PASO del mes pasado, sin embargo por varios motivos retrasaba esta escritura. Lo lamenté seriamente el martes pasado cuando fui a la presentación del libro de Aníbal Fernández: "Conducción Política, así hablaba Juan Perón". Y digo que lo lamenté porque de haberlo hecho antes sus dichos ratificarían mi post, en cambio ahora mi post se va a basar en sus dichos. Cosa que por otro lado solamente hace a la diferencia en una cuestión insignificante y puramente personal, casi de ego; pura vulgaridad, debo sincerarme.


Lo cierto es que me inquieta mucho la postura de los compañeros de mi provincia, que ante el temor a que esta quede en manos del macrismo, con el agravante de que el candidato del PRO en Santa Fe es el mamarracho de Miguel Del Sel; se han planteado votar al candidato del Socialismo.

Dicho esto, y sabiendo de antemano que difícilmente logre cambiar la postura de tanta gente con un simple posteo, me siento en la obligación de expresar mi rotunda negativa a caer en tan baja decisión. Y he aquí mis motivos. Entregarle la provincia al macrismo es algo que ningún ser pensante políticamente, con algún tipo de ideología basada en el empoderamiento del Pueblo y con un mínimo de conocimiento de lo que el PRO representa, puede desear y ni siquiera pensar sin sentir un alto grado de angustia. Pero, la batalla por evitar esto no se da votando al Socialismo, al que venimos padeciendo desde hace años. El PRO es lo que es, y no voy a explayarme demasiado sobre eso, todos los que se acercan a estas líneas conocen de su postura anti-política, su desideologización constante, sus favores desmedidos a los grandes empresarios y contra el Pueblo, su constante avance sobre la cultura popular cerrando centros culturales independientes, su inclinación y aporte a lo privado restando atención, en todos los aspectos, a lo público, sea esto salud, educación, vivienda, etc. Es todo lo que diré del PRO.

Ahora bien, el Socialismo Santafesino no ha demostrado ser menos de derecha que el PRO, su gobierno nos ha sumergido en la peor época de inseguridad de la provincia. Mis hijos viven en Rosario y bien sabemos lo que está pasando en esa ciudad como en muchas del interior de la provincia. Y con esto no quiero pegar el grito de alerta, antes bien estoy intentando hablar de inclusión, cosa que evidentemente no existe en Santa Fe. Su desidia en todo aspecto es evidente. La falta de ética disfrazada con trajes y cortes de pelo prolijos al extremo es palpable, en los falsos concursos que ejecutan para los trabajos públicos minados de "hijos o amigos de..."; y ni hablar del fraude electoral que intentaron hacer en las últimas PASO. Un gobierno que se apoya en maquetas de obras que llevan años en ejecución y que apuran cerca de cada elección y ni siquiera así terminan. Hospitales públicos abandonados a la buena de dios, a la espera de que se termine la maqueta de turno. Sus dirigentes tienen a sus 4 o 5 ex mujeres, más sus jóvenes novias actuales en puestos de poder, siendo estas ignotas desconocidas en el ejercicio de la política. Sus discursos vacíos de verdaderos contenidos los exponen constantemente. Su inclinación hacia la derecha del resto de Latinoamérica los posicionó en la peor ignominia que haya padecido un partido que intenta representar paupérrimamente los postulados del Socialismo, antes bien los ensucia y los bastardea como jamás se ha visto. 

Dicho todo esto, me planteo, ¿cómo es posible que nosotros, acostumbrados a estos maravillosos 12 años de política verdadera ahora nos resignemos al mal menos peor? No señores, me niego.

Y para negarme con verdadero criterio recurro a mi más alto dirigente político: Juan Domingo Perón. Y es aquí donde debo decir que, pensado todo este planteo, fue Aníbal Fernández quién me tiró la punta final para terminar de hilvanar la idea. Si bien yo tenía en mi pensamiento que hacer eso sería una traición a nuestros principios y a nuestra ideología peronista, debo agradecer el ejemplo que voy a compartir ya que fue expuesto magistralmente por el actual Jefe de Gabinete y pre-candidato a Gobernador de la Pcia. de Buenos Aires.

Acepto y se que es mucho más cómodo, sobre todo en invierno, quedarse en casa tomando mates y jugando al T.E.G. pero eso puede costarnos más de lo que imaginamos. También tengo en claro que hacer lo que conviene implica un desgaste importante, dejar de lado muchas cosas, invertir todas las horas que tengamos disponibles, pasar frío, patear una ciudad entera y sacrificar hasta a nuestros seres queridos. Pero eso es militar. Y estamos hablando de un par de meses, porque justamente no hicimos lo que había que hacer en estos últimos cuatro años. Ajo y Agua, diría mi abuela.

Claramente en nuestra provincia el hormiguero, y acá entro en las enseñanzas de Juan Perón y su Conducción Política, ya fue ganado y es ese piso del 20% con el que contamos sin excepción. Ahora quedan las hormigas sueltas, esas indecisas, esas decepcionadas, esas traicionadas. Pues bien, ¿cómo se ganan? Hormiga por hormiga. No hay otra manera. Lo dijo Perón, lo repitió Aníbal y lo afirmo yo, que no soy nadie, una simple militante.

La verdad, compañeros, es que en Santa Fe no hay que votar a Lifschitz para que no gane Del Sel. En Santa Fe hay que pensar en Néstor, que dejó la vida por este proyecto, y en Cristina, que no descansa ni se detiene para profundizar lo logrado; y hay que salir a juntar hormiga por hormiga. Basta de T.E.G y más Conducción Política. Más Perón, como dice una querida compañera.

Si nos abandonamos a la comodidad luego no lloremos sobre la leche derramada. La militancia no se negocia, la ideología no se vende al mejor postor, las convicciones no se dejan en la puerta de ninguna casa peronista. ¡¡¡Luchemos y  venceremos!!!